¿Qué hace a un Top Dj? Parte 1

Los grandes nombres de la industria de la música electrónica, también cuentan grandes historias. Vayamos a su ejemplo favorito generacional Avicii:

Antes de el boom del sueco, era innegable el talento y ese “je ne sais quoi” que hacía únicas sus producciones, tanto que fue capaz de corregir algunos desastres musicales y convertirlos en obras de arte de su generación, además de tomar himnos de otras generaciones y presentarlos a la recién nacida entonces generación EDM.

Ahora bien, en ese momento de la historia, el primer press kit lleno de errores de ortografía lo calificaba de un adolescente genio de la producción, y una promesa la para la nueva generación de productores de la música eléctrónica.

Con el paso de los años, en los que frente a todos se fue enfermando hasta la muerte, fuimos viendo cómo detrás de ese éxito global, había un niño muy ansioso y enfermo que quería atención, amistad y cariño, pero que la fama lo bloqueaba de todo contacto desinteresado.

Hoy la historia de Avicii, especialmente después de su documental, además de su muerte en sus propias manos, ahora es un ícono , y una muestra de lo QUE NO SE DEBE HACER. Por ejemplo, exponer a una personalidad tan hiperansiosa a públicos masivos sin supervisión no solo médica, si no emocional.

Lo que falto aquí, especialmente por la edad tan corta en la que se le subió al stage fue hacer una valoración profunda de quién se es. En las master classes de Press Kit de Be Tronic Learning que hemos hecho, no se trata de un documento de una presentación, la parte más difícil para cualquier artista es enfrentarse contra el monstruo completo qué es.

Y lo digo monstruo, no como un des calificativo, si no como el resto de la sociedad llega a verlos, cómo personajes que no encajan en los canones, que no son capaces de estar en un proceso de formación normal, que siempre están buscando la aprobación externa a través del aplauso o del reconocimiento, y que se llegan a enfermar sin un público.

Un monstruo que es capaz de crear una obra de arte musicalmente hablando que la gente baile durante décadas, pero que no es capaz de decir ya basta cuando hay una botella enfrente o cualquier otra sustancia. O qué sabe que ha estado en escenarios frente a miles de personas, pero que en una cena de navidad, su gente más cercana simplemente señala por qué jamás entenderán la NECESIDAD que tienen de crear, música, performance, texto, y de presentarlas frente al público.

Por ejemplo, esta navidad, alguien en el recalentado se presentó con una chamarra de mi ex chamba, y de un proyecto que tuve ente mis manos. Lo que para ellos no significa nada, para ti, que literalmente estuviste destrás de la marca o de ese evento en particular, es imposible cerrar el pico, cuando ves que lo tratan como si fuera cualquier cosa, cuando a ti te costó sangre. Y en otros años habría pasado horas explicándole de forma totalmente inútil, la historia y el proceso de montaje de esa marca, de ese primer texto que salió a la luz en 2009 ante millones de personas. O qué el line up original de ese evento incluía tal y tal cantantes internacionales… pero ya no lo hice.

Por un detalle, es público común, y esas experiencias valiosas y necesarias de explicar para cualquiera que quiera ser parte de la industria de la música, para un consumidor normal, son solo anécdotas, no parte de algo que puede ayudarles a construir sus propias marcas, y personajes públicos.

Ese sentimiento de no pertenencia, es algo con lo que se tiene que lidiar todos los días, incluso con quienes te parezcan más cercanos, por un detalle, lo que para ti es un día normal de oficina, para ellos, es, es, vamos algo para lo que no les alcanza la realidad. No pueden siquiera imaginar que lo que ven en las pantallas, o en los escenarios, los trabaja gente “normal” pero con capacidades creativas más fuertes de las que nunca van a experimentar en la forma de vida que decidieron llevar.

Y no es culpa de nadie, solo es una de las mil variantes que ocurren cuando te dedicas a hacer algo, que los demás, muchas veces ni se atreven a soñar.

Volviendo al asunto de crear una historia, en este caso la de Avicii, y una historia que además pasó frente a nosotros, es que hoy, su muerte, sirve para una cosa, para llevar un poco de consciencia al mundo de lo que las enfermedades mentales mal llevadas, la explotación comercial y emocional a lo estúpido de un talento, causan. En el caso de Tim, una muerte prematura y en completa soledad que no eran necesarias y eran perfectamente arreglables.

¿Y cómo se llega a eso? Simple, pero es un proceso que a veces requiere de acompañamiento profesional, el saber quién eres. Para montar una estrategia de crecimiento en función real de tus capacidades y talento en las que no sea necesario sacrificar salud mental ni física de manera innecesaria.

Saber quién eres implica, saber tus capacidades reales, así como tus debilidades y amenazas incluidas las de personalidad, físicas, intelectuales, emocionales, etc. Para crear la parte de tu vida que se va a convertir en pública para que las generaciones que sigan, te recuerden cómo ese guey el que cantaba wake up…

Si estás justo en ese proceso de buscar hacía dónde quieres llevar tu proyecto cómo artista, y no sabes cómo hacerlo, búscame minerva@betronicmusic.com



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.