Masterización, la clave para que tus producciones sean excelentes

Publicado por Nancy Gómez en

Estimado productor ¿No te ha pasado que tienes una producción increíble que por una u otra razón las labels te rechazan? Puede pasar que el director de la label es como la CEO de este congal, un gato que exige mucha calidad, más de la que tú ofreces. ¿Cuál es ese criterio de calidad? Si, que tu rola sea hermosa, pero además, se fijan en el cómo están acomodados los elementos y están calibrados los sonidos de cada parte ósea, la masterización puede que no esté tan buena. ¿No sabes que es eso? Siéntate en la comodidad de tu casa o metro mientras lees una pequeña explicación.

(consultando al asesor que es un DJ experto en máster, el cual ha hecho lo suyo con varias producciones nacionales e internacionales) La masterización es un término que proviene de máster, en inglés, que hace referencia al producto final y original, de la cual se obtienen las copias para ventas. Se trata del último proceso de la postproducción de audio.

El propósito de la masterización es equilibrar los elementos que conforman a la producción y optimizar la reproducción en todos los sistemas y formatos. Entre las herramientas que se utilizan para este proceso se encuentran la ecualización, compresión, limitación y expansión estéreo. En pocas palabras, es el puente entre la idea del artista y el producto que se encuentra en las manos del consumidor. La masterización permite la restauración de silbidos o chasquidos que pudieron escaparse en la versión final.

Masterización

¿Es lo mismo mezclar que masterizar?

Aunque en un principio podemos decir que son la misma cosa, ya que comparten técnicas y herramientas, en realidad son diferentes. Mezclar se trata de encontrar los sonidos y efectos que funcionen como un todo en una canción. Usando como analogía la construcción de un coche, la mezcla se trata de poner las piezas en el lugar correcto.

La masterización incluso corrige posibles errores tras la realización de la mezcla, algunos de ellos completamente desapercibidos. Esto es debido a que muchos cuartos en donde se mezcla no tienen ciertas características acústicas que hacen que la mezcla pueda tener algunos sesgos.

¿Por qué se debe masterizar?

Ya sea que se realice en un estudio de grabación y producción o con una simple computadora, la masterización es el paso que se requiere para que la producción llegue a ser el producto que concibe el artista desde un principio.

Dentro de la masterización encontramos varias técnicas que hacen que cada rola logre expresar su toque especial al máximo. Algunos de estos son:

Restauración de audio: Arregla cualquier tipo de irregularidad en la mezcla original, como los chasquidos, silbidos y otros sonidos no deseados. También ayuda a corregir algunos errores que la pista sin masterizar tiene por defecto.

Expansión estéreo: Procesa el equilibrio espacial (de izquierda a derecha) del audio, ayuda a que suene mejor la pista.

Ecualización: Corrige cualquier desequilibrio espectral y optimiza el sonido de los elementos que deben destacar, dejándola equilibrada y bien proporcionada. Sonará bien en cualquier sistema de reproducción.

Compresión: Corrige y mejora el rango dinámico de la mezcla y mantiene las señales más intensas a raya a la vez que resalta las partes más tranquilas. Este aspecto aporta mejor uniformidad y aspecto en general. También ayuda a unir las partes que puede que no estén tan cohesionadas como podrían estarlo.

Volumen: Es un tipo de compresión especial llamado limitador. Los limitadores establecen una sonoridad global adecuada y crean un nivel máximo. La limitación hace que la canción suene lo suficientemente fuerte, sin permitir ningún recorte que pueda llevar a distorsión.

Secuenciación y espaciado: La fase última de la masterización en la que se ordena el audio, y además, se determina la duración de los silencios.

Masterización

Errores comunes en la masterización

Este proceso es un arma de doble filo, debido a que puede exponenciar el sonido de una mezcla y llevarla a su límite, esto puede significar que haciendo una mala masterización, se puede incluso hechar a perder esa mezcla. Además muchos creen que este proceso solo consiste en subir el volumen y poner un limitado al final del máster fader, cuando en realidad es solo parte del proceso.

Algunos piensan que la masterización es la solución mágica ante todos sus problemas con la mezcla, pero esto no es así. En realidad, una masterización no puede hacer sonar bien una mala mezcla, por muy bueno que sea el ingeniero de masterización, si algo ya viene averiado de fábrica, no se puede hacer mucho al respecto. También muchos piensan que tiene que ver con el ajuste del balance de frecuencia de ciertos instrumentos de mezcla, cuando se trata más bien de un balance en la canción total.

Además los ingenieros encargados de este trabajo por lo general cuentan con el archivo estereo y no con el que tiene un arme y desglosamiento total de los intrumentos.

¿Qué debo hacer para hacer una buena masterización?

A simple vista puede verse a la masterización como un proceso místico en el cual pocos o casi nadie logra dominar, pero nada está más alejado de la realidad.

Para obtener una buena masterización, se recomienda lo siguiente:

  • Modelar las frecuencias con un ecualizador.
  • Que la mezcla esté a -dB antes de la masterización.
  • Usar varios limitadores.
  • Utilizar un expansor para nivelar sonidos.
  • Si se usa el dither hacerlo al final del proceso.
  • En el caso de temas en los que se quiera destacar un elemento vocal, optar por la ecualización destacando el canal central.
  • Tener en cuenta las características de cada género: no es lo mismo masterizar trance que hardstyle.

La masterización en resumen, no es una varita mágica que resuelva al 100% todos los problemas que pueden venir de la construcción de un track, sin embargo, puede ser la única cosa que le faltan a las canciones para ser aceptadas en un label internacional. Además, muchos tracks que en maqueta no eran la gran cosa terminaron siendo grandes monstruos debido a una simple alineación de sus chakras sonoros.

Así que ya sabes cuál es el proceso que puede hacer que tus canciones suenen increíblemente bien o mínimo presentable. Ahora si no sabes con quién, conocemos a alguien quien puede hacerte un gran trabajo a cambio de un sacrificio consistente en sangre, perdón, dinero. Puedes consultar este enlace para saber acerca de este misterioso productor que ha pulido varios tracks que hoy la están rompiendo alrededor del mundo.


Nancy Gómez

Amante de la música electrónica y curiosa acerca de la mecánica dentro de la industria. Egresada de comunicación por la Universidad Nacional Autónoma de México . Especialista en marketing digital y Relaciones Públicas.

0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.