De David Guetta a Dimitri Vegas Top 100 Dj Mag

Nota por @minervaoatenea

Hace unos días hablaba con una amiga de un libro: Un mundo feliz de Aldous Huxley. No se los voy a tratar de no echarles a perder el libro que sería bueno que leyeran. En resumidas cuentas, habla de una sociedad, aparentemente feliz, guapa, saludable, avanzada tecnológicamente, pero muy pinche mocha.  El mundo completito era plano, sin nada diferente ni peligroso. Sin familia, sin religiones, sin arte, sin filosofía, sin peleas científicas, vamos sin peleas bizantinas de dónde se saliera herido pero con algo que preguntarte de la vida, del universo,o ya de menos de música sabrosa.

En mundo feliz, todo esta tan a la mano que da mucha hueva investigar porque tenemos algo tan a la mano. ¿Les suena familiar?

Tenemos un EDC, eventos electrónicos cada fin de semana.  ¿Para que molestarse en saber a quién vas a ver? Total hay uno diferente cada semana. Y además con internet en el celular en segundos puedes conocer al artista que tienes enfrente.Pero no, que hueva, ¿Para qué? Mejor brinco como loco y me lleno de pintura. O me pongo hasta el huevo con lo que haya.

Lo mismo pasa en otros ámbitos sociales. Digo, por algo un animal como Peña Nieto llegó al poder en México. Retrata bien, pero lo pendejo ni como ocultarlo. O alguien como Justin Bieber y sus amiguis pueden vender gigs en millones sin siquiera tener algo de talento que los respalde.

Que hueva saber de qué se trata el mundo en el que estoy viviendo si solo hay que vivirlo Yolo (You Only Live Once)…

Las circunstancias de la vida, me obligaron a estar encerrada en mi casa hasta los 18 años en los que pude finalmente conocer el mundo de la música electrónica en toda su intensidad de frente y a la cabeza.  Antes de esa primera fiesta cualquier información sobre la “música de locos” que llegara mis manitas era apreciada y aprendida. Clínicas, conferencias, master class, películas de que sí era un dj  y que no. Como es que una rola llegaba un disco… Me metí en cuanto evento de ese tipo había en los que si podía entrar siendo menor de edad. A cuanta cabina de radio que olía a música electrónica, para preguntarle a los locutores ¿Qué es eso? ¿Quién ese brother y por que es famoso?

Supongo que por eso soy terriblemente mamona y hasta agresiva con quién no sabe ni que está escuchando.

Ahora abundan los programas de televisión que hablan de música electrónica, pero se hacen al vapor y con contenidos que parece que les dio hueva hacer copy paste de Wikipedia.  Yo escribí el guión de la etapa final de +Mas Nescafé y los primeros 4 años de EMPO. No es por sentirme más pero la neta en comparación, en cuanto a  lo que tenían eran muy superiores a lo que hay ahora en la televisión y eso que la información que yo tenía acerca de música electrónica, ya está al alcance de cualquier homo sapiens con acceso a internet.

En promedio salen al mercado 50 rolas de música electrónica a la venta todos los días.De las cuales realmente muy pocas valen la pena.Cuando hasta hace 5 años, los garbanzos de a libra eran más fáciles de encontrar incluso en compilaciones pinches.

A partir de 2010, gracias a la lana que género Guetta, su disquera decidió que por fin era hora de meterle lana en serio al cabrón, para que se sacara la espina de ser el dj No. 1 del mundo según Dj Mag.

De hacer rolas chidas como esta en la que también estaba metida la recién nacida Swedish House Mafia…

A esta chingadera, pero eso si, con la “artista” del momento.

Con movimientos como ese,no solo consiguió fuerza en su label, y en la industria  para  que poder invertir en una gran campaña para el top 100. Hizo que una generación completita volteara a verlo creyendo que eso era lo más chingón que le había pasado a la música en la historia.

La era Yolo escuincle comenzó de la mano de David Guetta. El problema es que esa generación, no conoce más allá de lo que le dicen que es el no va más del top 10. Y digo les dicen, porque ni se toman la molestia de googlear que es lo que ven.

Poco le duró el gusto, por que además hizo una serie de pendejadas ese año que fue el rey, que le costaron la credibilidad de la comunidad electrónica que aún no estaba tan  llena de yolo escuincles.

Pero el daño estaba hecho, a pesar de que Armin van Buuren logró quitarle dignamente la corona a Guetta, este ya había echando a andar a la siguiente generación de djs que tocaban y producían igual que él, pero sin la historia de trabajo y evolución por la que si tuvo que pasar David.

Poco a poco comenzó a jalar a los djs del recién famoso festival Tomorrowland,  a sus gigs, y a su sello. Si pendejo no es -aunque parezca- habría que crear y ayudar a la nueva generación de djs.  De repente nombres como Afrojack, Nicky Romero, Avicii comenzan a sonar y un chingo en todos lados.

A tanto llego esto que Madonna se subió por primera vez en su historia a presentar a un Dj durante EL evento electrónico por excelencia en Estados Unidos.

Se acabó, la música electrónica jamás volvería a ser un género “marginal” que vendía por ahí algunos millones, nel, comenzó a moverse como una industria de miles de millones de dólares por todo el mundo.

Lejos quedaron  los pequeños intentos como los DanceStar Music Awards de catapultar al mainstream sus productores, djs, etc.

Después de esto llegó el reinado de Hardwell el hijo dj, pero no biológico de Tiësto.  Sin cometer los errores de David Guetta, pero con una actitud  que deja mucho que desear sobretodo a sus fans, Hardwell retuvo la corona 2 años.  Y así, se dejó sentir el poder yolo escuincle y la brecha generacional. Pues la verdad los que pasamos de los 25 y nos acercamos a los 30’s ya no votan, ni van de fiesta porque están más ocupados ganándose la vida por si mismos, y metiendo la pata tratando de tener una vida independiente de sus papás.  Por lo menos Hardwell si es productor, si es dj, y mamón y medio como su papi Tiësto.

Estamos ante la cumbre del poder yoloescuincle gracias al apoyo de la mercadotecnia, dos perfectos “¿Y estos que?” Han llegado a la cima de la música electrónica mainstream. Dimitri Vegas & Like Mike, la cara pública y bonita de Tomorrowland.

Con 8 años de carrera, y un chingo de lana salida de su management, Tomorrowland y demás se han logrado consolidar frente a la generación yolo escuincle que no sale de su papilla EDM como los djs más importantes del mundo.  La referencia de esta generación en la música electrónica, la neta es la más triste que he visto en mi vida. Entiendo la brecha generacional pero en este mundo feliz,  en el que la música electrónica ha llegado al mainstream nos deja ver todas las lagunas culturales, sociales, y demás de quienes consumimos electrónica, como para que estos chavitos hayan llegado hasta dónde llegaron. Estamos ya al mismo nivel que el resto del mainstream en la música cualquiera con el suficiente dinero puede llegar al número 1.

Algo hicimos muy mal, para que esto este pasando. Pues a pesar de que hay música electrónica por todos lados, poco se conoce de lo que hay detrás de ella. Y peor aún, muy pocos se atreven a entenderla.

Esto pasa por dejar a los niños enchufados a los gadgets sin la mínima cultura de nada. y lo peor, es que esos niños un día van a crecer para votar, para trabajar, para operar gente, para pelear en un juzgado… sin la menor idea real de que es lo que están haciendo más allá de lo que dice wikipedia.  Más que un triunfo generacional, lo que yo veo es un grave, gravísimo hueco de educación… Felicidades Yoloescuincles, acaban de demostrar que aún sin televisión son bien fáciles de manipular.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *