¿De qué nos habríamos perdido si no hubiera caído el muro de Berlín?

Nota por @minervaoatenea

Independientemente de las implicaciones políticas, y sociales que trajo consigo la caída del mundo de Berlín. Que estaría padre que leyeran de menos en wikipedia. Para la música electrónica este cambio radical en la forma en la que se manejaba Alemania trajo a algunos de los grandes exponentes y clubes del mainstream y  también del underground.

Por qué siempre hace falta algo de cultura hablaremos de los más básicos, porque si no no’mas no acabo.

Paul van Dyk 

Sinceramente yo no me imagino la vida sin los ojos de  “comprame un disco” que te ven desde la portada de sus compilaciones o de sus álbumes de estudio. ¿Qué habría sido del trance o de los djs alemanes sin la exposición global que les dio este muchacho? No solo los djs alemanes deben estar agradecidos con él por sus contribuciones a la música electrónica, si no incluso otros monstruos como Armin van Buuren o Tiësto, sin él, probablemente las tornamesas no habrían sido lo que son ahora. Tal vez, si no hubiera caído el muro, la música electrónica ni siquiera sería considerada parte del espectro mainstream de la música como es ahora.


Schiller 

Con una calidad de producción muy superior a la de Paul van Dyk, tampoco imagino la época dorada del trance sin Christopher von Deylen.

Un mundo en el que no se hubiera conjuntado el talento a la hora de producir de Schiller con las voces de Peter Heppner, Kim Sanders, Tarja Turunen, Sarah Brigthman, e incluso Ana Torroja sería más triste, feo y más deprimente de lo que puede parecer. Entre mis cosas favoritas en esta vida, es tirarme en la cama, ponerme los audífonos, servirme un buen vino o una cerveza oscura, y echarme casi cualquier producción de Schiller,

Kraftwerk

Aunque propiamente ya estaban tocando, y produciendo su música  antes de la caída del muro, la verdad es que no mencionarlos sería pecado, una falta de respeto y me merecería una mentada de madre grande porque son uno de los primeros productos de exportación musical alemana, que hicieron de la música electrónica lo que es hoy.

Tangerine Dream 

Pioneros en el uso de sintetizadores, y secuenciadores, unos locos que descubrieron que podían hacer música a través de máquinas. Hacían música electrónica, antes de que alguien se le ocurriera decir que se llamaba música electrónica: le decían  KrautrockAlgunos hippies siguen usando sus discos para alinear sus chakras, y probablemente la nueva generación electrónica debería ponerle atención a lo que hacían estos caballeros que a pesar de tener sesenta y tantos, están al pie del cañón todavía en el estudio y en el tour.

Klaus Schulze

Sus producciones, fueron auténticamente un viaje… de LSD. Por los confines del Universo exterior y personal, su influencia se nota y bien en las producciones de casi todos los productores trance. A sus 68 es todavía una de las grandes leyendas vivientes de la música electrónica, y el que diga que no, es Yolo-escuincle, y le voy a dar unas nalgadas, por baboso.

Sven Väth 

El Dj más intenso que he tenido la suerte de ver en vivo. Es tan rudo que aún viaja y toca con viniles, damas, caballeros, y quimeras, él es el auténtico papá del trance, no’mas que cuando se hizo comercial dijo, a la chingada, yo voy a tocar techno y hacerlo también. Alemania, gracias por darnos a este otro hijo suyo. Desde 1982 ya era Dj  y tocaba del lado oeste del muro.

Loveparade

Sin la reunificación Alemana y sin la caída del bloque socialista nos habríamos quedado sin EL ícono electrónico por excelencia. La fiesta del amor, el festival que hacía de las calles de Berlín y después del mundo con sus replicas alrededor del mundo, un lugar en el que por unas horas se respiraba Paz, Amor, Unidad y Respeto. (o PLUR para los cuates) Tomorrowland o el Ultra Music Festival, ni siquiera habría llegado a proyectarse de no haber sido por la realización desde finales de los 80’s del Loveparade. Lo siento yolo-escuincles, ustedes tienen el hito masivo y económico, la generación anterior, la identidad y la cultura electrónica hecha festival y además gratuito. Hasta su triste final en 2010.

Ya tienen el pretexto perfecto, por si los agarran escuchando música en su clase de Historia Universal, es que estaban descubriendo los efectos de la caída del Muro de Berlín en la cultura musical.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *