Por favor, odiame.

Nota por @minervaoatenea

De verdad me encantan los haters, hay de todo en esta viña del señor y hay que aprender a reconocerlos. Pero sobretodo si tienes haters, significa una cosa, más allá de que te sientas mal por los comentarios -bastante babosos, mal fundamentados  y peor redactados- significa que estás haciendo algo endemoniadamente bien.

Primero por que ya llamaste la atención de toda esa bola de gueyes que ¡Ah que bruto como se divierten hablando mal de todo! Pero desde facebook, porque nunca salen al mundo real a dar la cara ante nadie por lo que dicen. Es bien divertido escribir madre y media escudado detrás de un nickname. Pero eso no construye carreras y menos en el mundo de la música electrónica.

Si quieres vivir de y en esto que le dicen, que le llaman la industria de la música electrónica, necesitas identificar un poco a esta tribu.

1. El que todo lo sabe. 

Es un guey generalmente entre los 20’s y los 50’s que aparentemente le sabe muy cabrón a los géneros y subgéneros de la música electrónica. Pero hay un problema, lo que sabe se lo queda para él mismo, y solo lo saca a relucir para salir a criticar a un dj, producto o quimera. Aunque se los pidas jamás escriben una nota para un medio digital o tradicional, y si lo hacen acaba siendo un monumento maravilloso a su ego frustrado que nunca encontró la forma de construir algo que valiera la pena, suelen ser godinez a disgusto con la vida, cuyo único momento de felicidad es criticar.

2. El dj/productor que México esperaba 

Según él/ella tiene talento, es más cabrón que Tiësto, con mejor gusto que Danny Tenaglia y con el oído de un genio como Pete Tong. Pero que por “envidias” jamás ha podido mostrar su talento. Pero eso si, le encanta esconderse detrás del huevo de twitter y de facebook a criticar a lo pendejo a cuanto dj se le cruce en el timeline. ¿Por qué? Porqué ni Tiësto, ni su sello, es más ni siquiera se ha ganado la oportunidad de que alguien lo escuche porque ni produce, ni tiene gigs en ninguna parte. Pero eso si, sus producciones, si es que las tiene, en la opinión de su mamá, son las más cabronas del mundo mundial.

3. El Beliver

No por que precisamente amen a Justin Bieber, si no porque se comportan igual que una chavita de 12 años o menos que esta enamorada de su ídolo. Enamorada y cegada de que existe un mundo. Por más que le expliques que le falta tal o cual a la propuesta del dj o productor que aman con locura y con pasión, nada más le tocas un pelo a su Dios, aunque sea para acomodarselo para la foto, y ya están llorando. Porque eres tú la hojaldra, y que no sabes nada de ese dude, aunque te hayas ido de tour con él más de una vez.

Y hay más, muchos más, pero la neta, me da hueva clasificarlos y exponerlos, eso da más para un estudio sociológico y antropológico. Pero yo, si yo Minerva Ocampo a la que puedes googlear, y la que escribió estos párrafos, tengo que decirte algo. ¡Me fascinas! Si hater, a mi me encantas, me divierte muchísimo ver tu cara de guey, cada vez que dices ¡Qué vas a saber de música electrónica si eres vieja! ¡A ti te ayudaron nunca has hecho nada por merito propio! Me fascina sentir que lees cada una de mis notas en dónde colaboro o he colaborado. Por qué sin quererlo también te has vuelto fan.

Y aprovecho para lanzar un bonito reto, si odias lo que acabo de escribir, te reto a que no solo escribas algo mejor, si no qué además, me lo mandes para publicarlo en este mismo espacio a minerva@betronicmusic.com. Porque a mi si me gusta aprender de alguien que sepa más que yo, y porque no decirlo fastidiar un poco a los demás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *