La otra parte de la industria afectada: la venta física de música

Tristemente, los efectos del coronavirus COVID-19 a la industria musical no ha acabado, acechando a varios sectores de por sí tambaleantes.

Uno de estos días Be -Tronic volverá con el chisme buenazo y picante pero mientras … veamos como se cae la industria a pedazos ¿ o no? siempre debe haber algo positivo en la escena aunque pareciera a primera vista lo contrario.

Obviamente la música en vivo es quien se lleva la peor parte de los problemas existentes, con la enorme horda de eventos cancelados ( primero los de marzo, poco a poco están cayendo los de abril e incluso los de mayo haciendo temblar a la tan esperada temporada de verano de los festivales).

Escenario de Tomorrowland Winter 2020, abandonado por la cancelación casi repentina del evento.

Por ejemplo: el precio de las acciones de Live Nation terminó con una baja del 3.5% (27 de marzo) a $ 35.13, con una pequeña recuperación con respecto a los primeros días de marzo ( 6.6 % de caída) pero aun insuficiente para recuperarse totalmente . Aunque el 31 de marzó recuperó el 1.78% de su valor.

Ahora, también están surgiendo serias y urgentes preocupaciones sobre el futuro inmediato del sector de la música física y los minoristas que lo respaldan.Un sector que estaba empezando a recuperarse con muchos audiofilos comprando ediciones de vinilo y otros especiales de sus artistas favoritos.

Amazon hace diez días detuvo el envío de productos que no sean artículos para el hogar, suministros médicos u otros productos de alta demanda de vendedores en los Estados Unidos y Europa.Poco después se unieron varias tiendas de linea y servicios de mensajería.

Lo que eso significa para los sellos discográficos y distribuidores: Amazon no realizará nuevos pedidos de CD, vinilo y productos de merchandising en sus almacenes hasta que finalice esta «pausa temporal», que no llegará hasta al menos el 5 de abril ( muchos países auguran esta pausa hasta junio o mucho más después).

Al menos Amazon está extendiendo los plazos de entrega de los pedidos acordados con los proveedores.

Además de la agitación por las ventas en internet , los principales minoristas de música física han cerrado sus tiendas en los principales territorios europeos. Todas las disponibles en Italia, Suiza y Australia. Poco después les siguieron las que se encuentran en los demás países europeos, como ha de esperarse, solo se encuentran operando establecimientos con productos de primera necesidad.

Los Estados Unidos siguieron medidas similares que las impuestas en Europa solo que tiendas de artículos diversos como Walmart tienen que cerrar una hora antes y aprovechar ese tiempo para desinfectar el establecimiento.

Y en el Reino Unido, además de la angustia de los proveedores causada por el rechazo de Amazon a las nuevas existencias de música al por mayor, las fuentes mencionan que las grandes cadenas de supermercados ahora están secundando al personal de entretenimiento (y, presumiblemente, el espacio) para centrarse en la comida y otros elementos esenciales del hogar.Es realmente un golpe muy duro para el sector retail de la industria musical.

En un correo electrónico enviado a los vendedores, Amazon dijo: “Estamos monitoreando de cerca los desarrollos de COVID-19 y su impacto en nuestros clientes, socios de ventas y empleados.Estamos viendo un aumento en las compras en línea y, como resultado, algunos productos, como productos básicos para el hogar y suministros médicos, están agotados.

Las cosas tampoco pintan bien para Amazon con varios trabajadores en Estados Unidos en estado de Huelga por las condiciones en las que se encuentran en estos momentos.

Con esto en mente, estamos priorizando temporalmente los productos básicos del hogar, los suministros médicos y otros productos de alta demanda que ingresan a nuestros centros de distribución para que podamos recibir, reponer y entregar estos productos a los clientes más rápidamente.Para productos distintos a estos, hemos inhabilitado temporalmente la creación de envíos».

Todo esto enmedio de un contexto en el cual la música reportaba números cada vez mas exorbitantes: el mercado de la música grabada de EE. UU. creció un 13% en el comercio minorista en 2019 a $ 11,11 mil millones, con la transmisión de casi el 80% de este recorrido monetario.

Se auguraba un éxito tremendo para la música física en 2020. Según las cifras de RIAA, el valor en dólares minorista de los envíos de vinilo en los Estados Unidos el año pasado creció un 18.7%, o $ 78.4 millones, a $ 497.6 millones.Para los Cds por el contrario, el resultado no fue muy bueno con una caída del 12% en ventas, pasó $83.9 millones a $61.45 millones.

Si la venta de vinilo crece por el mismo margen este año (+ $ 78.4 millones) y el CD cae por el mismo margen este año (- $ 83.9 millones), el vinilo sería un formato más lucrativo que el CD en los Estados Unidos en 2020 y una de las formas más efectivas de venta fisica de música en estos momentos.

Eso se pensaba antes de la llegada del famoso virus que ha hecho cerrar todas las tiendas y comunicaciones posibles, no se sabe hasta ahora qué tanto va a pegar esta crisis a la industria musical y mucho menos en este aspecto de la venta física pero las predicciones apuntan a un futuro bastante abrumador.

Pero … aunque las proyecciones no sean acordes a cómo esperaba la industria musical , las cosas pueden cambiar y este es el caso. Amazon recientemente en el Reino Unido, todavía está haciendo pedidos a proveedores de música, y no solo tomando los pedidos previamente acordados, sino también reponiendo existencias para nuevos pedidos (aunque no podemos decir lo mismo de otros países de la unión europea o Estados Unidos).

Veamos en las siguientes semanas que más sorpresas nos puede dejar el COVID-19 y las formas en qué el comercio electrónico actúa ante estos momentos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.