La música sanando vidas

Por: Alex Leyva

Muchos de nosotros vivimos por la música, ya sea para crearla o solo escucharla, pero es un hecho que todas las personas en el mundo disfrutamos de la música aunque cada quien de manera diferente.

La música ha estado evolucionando constantemente, ha sido parte fundamental en la historia del hombre, ha trascendido a través de la historia, es por eso que casi todos tenemos a la música en un altar, la consideramos una necesidad.

Debido a esa necesidad que tenemos en cuanto a la música es que la hacemos parte de nuestra vida, en momentos complicados buscamos la música más deprimente, en momentos de felicidad queremos que suenen las canciones más animadas.

La música nos hace bailar aunque no sepamos hacerlo, pues en cuanto suena nuestra canción favorita no podemos evitar movernos y emocionarnos hasta tal punto de dar un concierto secreto en nuestra mente o habitación.

Hay miles de géneros en la música, así como diferentes tipos de personalidades en el mundo, pero sí sabemos que la música une a distintos estratos de la sociedad, que por ejemplo, en un concierto hay todo tipo de personas en el público, desde el más pobre hasta el más rico, distintas razas, religiones, gustos, identidades sexuales y demás, esa es la magia que tiene la música.

Si lo vemos de manera fría, la música es de esas pocas (mínimas) cosas que existen que pueden unir a las personas en el mundo, que es algo totalmente contrario a la guerra, política y asuntos que conllevan discusiones y violencia, por eso es que en distintas ocasiones los artistas se han unido para crear temas con temáticas pacíficas, expresando amor y unidad.

Cada individuo tiene una forma distinta y peculiar de demostrar su gusto por la música, ya sea con el baile, el canto, por medios visuales, etc. Otros tantos usan la música para sobrevivir, algunos otros únicamente para vender y ganar popularidad, pero sea la forma que sea no podemos negar que no pasamos ni un día de nuestra vida sin escuchar las canciones de nuestra preferencia.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.