La evolución del rave

Por: Alex Leyva

Cualquier fan de la música electrónica ha asistido a un rave, un concepto totalmente distinto a los grandes festivales, algo más underground y con el sentimiento P.L.U.R. que nació en los 70’s, pero en los últimos años todo eso ha cambiado pues las generaciones van pensando de manera distinta, y actualmente vivimos en una generación tan YOLO a la que solo le gusta asistir a eventos, fiestas, festivales y raves para echar desmadre, olvidándose de la música y el conocer a gente de diversos lugares.

Actualmente, los raves ya son un foco rojo para la sociedad, pues ya son punto de reunión para venta y consumo de drogas incluso para menores de edad, consumo de alcohol descontrolado, robos, desapariciones, en fin, se vive mucha violencia en estos eventos y se ha perdido la esencia de los mismos.

Mucha gente sí sigue asistiendo a los raves por la música, pues repito, es totalmente diferente a un festival comercial. En los raves hay música underground, las entradas son más baratas, la duración es más larga, vives experiencias inolvidables con tus acompañaste o incluso con personas que acabas de conocer, es indiscutible que al menos una vez en la vida deberíamos asistir a un rave.

Sabemos que también en los festivales todo se está yendo al demonio, que están surgiendo muchas problemáticas con los asistentes, pero la diferencia (hasta cierto punto) es la seguridad de los eventos. En un festival tienen de cierta forma todo controlado, que sabemos que no falta el poli que se hace wey y no ayuda en nada, pero en los raves, al ser normalmente en exteriores y lugares muy grandes, no hay forma de controlar y cuidar a más de mil personas esparcidas por todo el lugar, y tanto los asistentes como los organizadores lo saben, pues a ambos les conviene.

Los asistentes no se dan abasto con el libertinaje que se vive en los raves, y a los organizadores les conviene por tener a tanta gente descontrolada gastando su dinero sin medirse.

Y no digo que todo esto esté mal, cada quien hace con su vida lo que le plazca, pues si les gusta echar desmadre sin importar la música también está bien, el problema es que entre los mismos asistentes se empiezan a echar bronca y terminan arruinándole la fiesta a más de uno.

Si tienen alguna vez en la vida la oportunidad de asistir a un rave no duden en hacerlo, vivan la experiencia y saquen sus propias conclusiones sobre este tipo de eventos.

P.L.U.R.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.