La diferencia entre un productor musical e ingeniero en audio.

Por: Erick T

Para no andar con rodeos, todo lo que envuelve la creación de una pieza musical básicamente funciona como nuestro cerebro. De un lado tenemos nuestro lado más creativo, el que no tiene límites, lleno de muchos colores, se deja ir como gorda en tobogán; y por el otro lado, tenemos nuestro lado más lógico, exacto, matemático. Estos, a su vez, están conectados por una estructura conformada por millones de fibras que recorren nuestro cerebro.

Bajo esta analogía, podemos comprender muy fácilmente los roles de 2 personajes muy importantes que juegan su respectivo papel en la creación de un tema, y a su vez, podemos definir quién es el que realiza la conexión en ambas partes. Si, ya sabemos que hay muchos, MUCHISIMOS más personajes detrás de la creación de una obra, pero ese tema lo dejaremos para otro día.

El productor musical, por definición, es quien realiza la parte creativa de un tema. Puede ser desde instruir la manera en que se van a grabar las voces o instrumentos hasta supervisar las ideas del proyecto, dirigir la creatividad, etc.

Con el paso de la tecnología, y a como se crea la música hoy en día, los productores pueden hacer todo con un buen micrófono, una tarjeta de audio y muchísimos plugins. Pero el rol no cambia, tiene un
papel CREATIVO que es la base para que los que se sumen al proyecto, conozcan la línea de ideas o a donde se quiere llevar.

El complemento de esto, es el ingeniero de audio. Que, por nombre, lleva la parte lógica. Si, porque realmente el productor quiere que el tema suene MUY RUIDOSO, que suene con mayor volumen que el resto, pero recordemos que televisión, radio y demás plataformas tienen límites de volumen así que se vuelve técnicamente imposible superar los más de 10,000,000 de temas que se suben a plataformas.

Pero el ingeniero puede resolver esto y, lo más importante, hacer que el tema suene lo mejor posible. A como me gustar tocar el tema en mis Masterclass de Mastering, siempre hablamos de que la cadena de una canción bien hecha no se trata de lo que haga el ingeniero final, o ingeniero de mastering, sino de lo bien que tienen que estar hechas las piezas desde un principio.

Silvia Massy es una ingeniero experta en el tema pues fue la arquitecta del sonido de System Of a Down y Tool. Si sabes un poco de rock, te serán familiares estos nombres.

Ella creó un puente entre la ingeniería y la creatividad al hacer grabaciones de las maneras más locas, como por ejemplo, pasar señales de audio a través de una patata para lograr un sonido muy “frito”. Este es un uno de esos ejemplos. Claro, cualquier puede hacerlo, pero ¿Qué voltaje soporta la patata? ¿Cuántos decibeles se tienen que alcanzar para llegar a un estado de distorsión? ¿Cómo recibe el audio la consola de grabación? Ahí es donde entra la ingeniería.

Entonces ya que tenemos conocimiento de que entre ambas partes se unen, uno dirigiendo y el otro concretando la idea de la mejor manera posible, podemos poner un árbitro en este partido, porque a veces la vida a veces no es color de rosa. Existen casos donde el lado creativo y el lado lógico no están de acuerdo. En estos casos quien puede tomar una decisión final son o el propio artista o sus representantes. Un par extra de orejas nunca están de más para saber hacia qué dirección será la correcta llevar el tema, pues por una parte el productor quiere el tema lo más ruidoso posible, pero el ingeniero quiere lograr un resultado sónicamente amable.

¿Y yo puedo ser ambos? Pues por supuesto, pero como cuando sales de noche a parrandear, debes de ponerle horarios y maneras de pensar a cada personaje.

Cuando me toca trabajar haciendo todo en mis propios temas suelo dejar un día de diferencia entre cada proceso. Un día exclusivo a la creación de ideas, otro día exclusivo a producción, otro día exclusivo a afinar detalles creativos, y después de esto, abrir un nuevo proyecto en blanco, cargar todo lo que el productor del día anterior hizo y pensar como ingeniero y de paso te das golpes contra la pared al decirte: ¿CÓMO SE LE OCURRIÓ HACER SEMEJANTE LOCURA A ESTE TIPO?.

A veces ser un poco de todo nos ayuda mucho en la comunicación de equipo cuando en su momento nos toque trabajar con ingenieros o productores externos, ya que podremos entender que están haciendo y por qué lo están haciendo antes de pegar el grito en el cielo que: ¡OYE ESO
NO ES LO QUE BUSCABA!
Recuerda que ellos tomarán lo mejor de tus ideas para crear el mejor tema posible, y lo que no funcione, simplemente hay que hacerlo a un lado y probar. A veces menos es más y siempre hay que saber escuchar.

Puedes contactar a Erick T en: erickt@xdmrecords.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.