El origen del YOLO

yolo

Escrito por Jorge Olavarrieta // @Di5co

Recuerdo aquellos viernes del 2011 en los que parecía que la moda era jugarle a los niños malos escuchando reggaetón a todo volumen mientras bebían unos tragos afuera de la prepa. En la radio existían estaciones de POP, banda, los clásicos y por supuesto alguna que otra propuesta más alternativa. Una época bastante interesante musicalmente hablando por que es el precedente de un momento clave en la evolución de lo que escucharían los jóvenes en México. 

Hablo de la entrada de la música electrónica al mainstream y el nacimiento de una nueva tribu: el YOLO. Al principio, cuando comencé a escuchar canciones como My feelings for you de Avicii en el mismo estacionamiento me emocionaba mucho. Creía que algo bueno iba a pasar. La gente comenzaba a compartir mis gustos y eso podría significar mucha más presencia de esta música en todas sus posibles presentaciones.

El origen

Para entender el origen del YOLO, comencemos por hablar de la evolución del outfit. Dede reggaetonero hasta YOLO. (Sí, leyeron bien. Reggaetón y YOLO)

El reggaetón surge en Panamá y Costa Rica como una mezcla de los sonidos latinos del reggae jamaicino y el Hip-Hop que más tarde incorporó elementos de la salsa, cumbia, bachata, etc. Es un sonido con el que se sintieron identificados los grupos latinos en Estados Unidos que carecían de una identidad. Así lograron fusionar sus raíces con lo que vivían día a día.

Así como el reggaetón; el baseball combina el deporte nacional de los estadounidenses con una presencia fuerte de deportistas latinos. Es por eso que los reggaetoneros comenzaron a utilizar las gorras de los equipos como un símbolo de esta nueva personalidad.

No pasó mucho tiempo antes de que esta nueva moda fuera incorporada por otros grupos y el reggaetón junto con su imagen invadiera las fiestas y los audífonos de la juventud mexicana.

Para esos momentos, la música electrónica ya se estaba posicionando como “The next big thing” en Europa y algunos norteamericanos comenzaban a voltear para allá. Por supuesto que ya existía la Winter Music Conference y muchas grandes fiestas, sin embargo la música electrónica no había logrado posicionarse en el mainstream como ya lo estaba haciendo en algunos países al otro lado del Atlántico.

El tiempo pasó y así como Europa contagió la fiebre por la música electrónica a Estados Unidos, Estados Unidos no tardó en contagiarla a México. Poco a poco estos grupos de reggaetoneros comenzaron a escuchar “lo nuevo” y a mezclar la identidad que ya tenían con algo completamente diferente.

Así la evolución:

gorras

El “bling bling” que viene del Hip Hop, lo incorporan reggaetoneros y afortunadamente no llega al YOLO, sin embargo la playera sin mangas sí:

bling bling

Las bandas de colores “fosfo” que se pintan en donde pueden mientras les dé el sol, las adoptaron del Tomorrowland. Su origen es un poco más complicado.

fosfo

Por alguna extraña razón, el Kandi (Estadounidense) no ha logrado penetrar completamente en las fiestas Mexicanas (Aunque lo comencé a ver más en el EDC).

En esencia, muchos elementos del vestido permanecen, sólo que con colores “fosfo”. (Así como la música electrónica, los colores fosforescentes en el vestido, no son nada nuevos en la moda. Sin embargo, las pasarelas Europeas intentaron reincorporar ese elemento que después llegó a Estados Unidos y adivinen qué… eventualmente a México y al YOLO.)

Eso en cuanto a la forma de vestirse a muy grandes rasgos, sin embargo, ¿qué pasa con la identidad y la música que escuchan?

La identidad

El origen de la palabra YOLO no es muy claro. Aquí algunos de sus posibles orígenes:

  1. Algunos dicen que YOLO es el nuevo Hakina Matata. Bastante ridículo a mi parecer.
  2. Adam Mesh, durante la tercera temporada de The Average Joe lanzó una línea de playeras con el logo “YOLO. Sin embargo, eso es cuando ya se coló completamente al mainstream. No es su origen.
  3. The Strokes contribuyó con su canción You Only Live Once. Sin embargo dudo mucho que ese haya sido el origen.
  4. Por último la versión que creo es la más cercana a algo real es en la que Drake, un rapero muy conocido menciona en su canción The Motto la frase: “You only live once: thats the motto nigga: YOLO.”.

Entonces sí, ese es el origen y poco a poco se fue trasladando a los jóvenes mexicanos que lo adoptaron como una postura hacia la vida. Algo así como la evolución del “equis somos chavos”. Tal vez, ese fue el problema: que no fue adaptada como lo que realmente es, si no como una justificación para el libertinaje sin consecuencias.

A mi gusto, uno de los momentos más importantes y el que marcó un verdadero cambio en la escena Mexicana fue cuando EMPO trajo por primera vez a AVICII en Six Flags el 9 de Marzo del 2012. Fue un evento bastante complicado pues la conducta del público no fue la misma que existía antes en la escena. Como pueden ver en el vídeo, todavía no existía el “YOLO” pero definitivamente, ese fue el punto en el que la música electrónica (EDM) comenzó a penetrar el mainstream mexicano. (No fue hasta que se convirtió en algo masivo que empezaron a surgir.)

Eso fue lo que empezaron a escuchar. Eso fue lo que verdaderamente penetró, algo que hoy (mal) encasillamos en un solo término: EDM. Lo que se escuchaba en esos momentos en Estados Unidos. Lo demás es historia.

Entonces, ¿qué podemos decir que es el YOLO?

El YOLO en México es la combinación de muchos factores sociales, la inseguridad y el poco cuidado de los padres. La actitud y madurez mal formada que cuando recibe un poco de dinero sin esfuerzo para ir a un “concierto” no va por la música. Como es la primera vez que sale de sus casa solo, con dinero y sin restricciones, lo único que le interesa es el desmadre y no la fiesta. Definitivamente un fenómeno complejo que ha acarreado serios problemas. Una mina de oro para quienes supieron explotarlo hasta que llegó el gigante y les dijo: “El entretenimiento en México es mío.”

Comencé esta editorial hablando de como creía que la comercialización de la música electrónica iba a ser algo bueno para la escena. Hoy, 3 años después puedo decir que la escena está en un punto muy peligroso en el que ha perdido su esencia. No es que esté en contra del cambio pero se ha abaratado completamente. Las producciones de los artistas ya no son de calidad, las fiestas ya no son fiestas, la gente ya no baila, usan su celular para tomar fotos en lugar de disfrutar el momento. Se ha convertido en un evento al cual debes ir para pertenecer a la socialité de personas que pueden pagar $1800 por un boleto. Ahora las estaciones que eran de POP, transmiten EDM, las que eran de Rock, EDM, las que eran de clásicos, transmiten los 90s (jaja) y algo de EDM. Todo es EDM sin sentido y sin calidad. Por un lado doy las gracias por que puedo gozar eventos que nunca pensé que llegarían a México, pero por otro esto puede explotar en muy poco tiempo.

Los invito a continuar la discusión en nuestras redes sociales: Facebook y Twitter, así como en mi twitter personal: @Di5co

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *