¿Cómo identificar un fake Dj?

Por @minervaoatenea

Una que ha vivido entre malhoras los últimos 14 años, hasta le ofendería la pregunta, pero la verdad es que a la gente no tan clavada, enferma y dañada como su servilleta le cuesta trabajo identificarla, y después de casi tres lustros ahí les van unos consejos para que no anden por la vida creyendo en cualquier espejito que se hace pasar con por joyería de Tiffany.

1. Le preocupa más su imagen que su set.

No está mal ser vanidoso, no esta mal cuidar tu imagen, no esta mal pagar una lanita en mantenerte guap@, y hermos@. Lo que esta de la chingada, es que sea lo único que te preocupe.  Si te importa más el tinte, el rimel, la playera que lo que vas a tocar neta, no te dediques a esto. Primero esta entretener a la gente, darles una buena selección de música antes que decir “Que bonito soy, cómo me quiero ahh”.

2. Social media grande, pero inactivo.

Nunca falta el huele moles, que dice “osea guey, voy a ser dj” y como la tiene chiquita.. la fanbase y la autoestima, y le da por recurrir a este tipo de ofertones   

Y no estaría mal, si no no se notara inmediatamente que son falsos. Es bien fácil reconocerlos, basta ver las publicaciones, poner atención y ver poesía como esta:

Aquí tenemos unos likes anónimos felices.

 

Muchos nombres “raros” para un artista latino ¿No? Vayamos un poco más allá, y seleccionemos un usuario feliz al azar.  ¿Qué les parece Dawule?

Ok, Dawule es una niña aparentemente africana muy normal ¿No? No seamos prejuiciosos de entrada, que sea una niña de un país en vías de desarrollo más en vías de desarrollo que nosotros no significa nada

 

Aparentemente es un perfil sano con interacción, chismeemos a sus amiguis.

Ok, ok puede que sus responsables padres africanos no le permitan a la bendición mostrar su lista de amigos, cosa que no sería nada rara.

Tampoco tiene lugares visitados, fan pages que siga, o lo más sospechoso de todo, no hay momazos, y hastas alturas de la vida un perfil sin memes un como una flor sin aroma.

De este tipo de perfiles son la mayoría de sus “likes” Likesotes comprados en la primera página de google por unos euritos y así lo podemos notar además en el resto de sus redes sociales.

3. Tumban la fiesta. 

Ok, ok, ya tenemos a tu dj influencer con muchas, muchas fans de partes del mundo en las que no estamos realmente seguros que haya energía eléctrica.  El warm up hizo su chamba, el lugar está magicamente a reventar. Y nuestro Dj con baja autoestima pues, resulta que a los 20 minutos ya tiro la fiesta, decidió, como Dj campu, armar su propia fiesta y no pelear a la audiencia.  Para antes de una hora ya te vaciaron el antro y una de dos: puede que si hayan aprovechado sus clases de Dj en una escuela cara o con los mejores tutores o cómo, casi siempre se trate de otro egresado más de la escuela de Hilton, de Paris Hilton. Caballazos, mala selección, no saben que existen botones de cue, o ya de menos el autosync.  Y como estos djs,  no son naturales como una mala cirugía, muy pocas veces son capaces de formar un vínculo con la audiencia, razón por la cual, básicamente te tiran la fiesta que con tanto trabajo lograste pagar como promotor.

4.  No tienen producciones propias 

Mucho pero mucho mashup en su soundcloud, pero ni una producción firmada en ningún lado, y si la tienen, se nota que no la produjeron, ojalá le hayan pagado bien a nuestro amigo el Ghost Producer que si tiene talento.

5.  Es más rockstar que la estrella de la noche. 

Digamos que a nuestro amigo el Fake Dj, le toca tocar con un Dj de verdad, digamos Fedde Le Grand, que dicho sea de paso, es a toda madre. Nuestro muchacho con poca autoestima, resulta que llega con una corte de 20 viejas, 12 enucos, 23 papalords, y como 56 quimeras al backastage y como no, además con dos guardaespaldas para custodiar su magnifico y excelso set de… 20 minutos, iba a durar más, pero nuestro muchacho puso dos rolas del dj estelar junto con dance with the devil, y pues, la banda lo bajo a chingadazos del stage.

6. Paga por tocar en grandes festivales. 

¡Ah Fake Dj! Nuestro muchacho gasta la lanita de sus papás o la que se gana en la semana trabajando en la empresa de los mismos, en sonsacar directores de festivales con muchos, muchos, pero muchos billetes para que lo dejen tocar, a veces, descaradamente en mainstage, dónde, pos, evidentemente, lo volvieron a bajar a chingadazos o la gente prefirió irse a un stage dónde si hubiera un Dj de verdad dejándolo, solo, ebrio y devastado junto con sus rolitas o Dj set grabado.

Y así pasan los años, los siglos, y los tiempos y nuestro muchacho no pasa de ser solo un Dj más, como no tiene talento, ni carisma, y ya comienza a acabarsele la vida y la lana,  se quedó ahí, en un rincón de Forever de 40 o 50 y tantos, sin un solo éxito más allá de sus fan pages llenas de bots.

Por favor, por la salud de la escena, no los contrates, no gana nadie más, que su psicologo, psiquiatra y su dealer, nada más.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.